logo
header-add

RAFAEL LORET DE MOLA ESCRIBE

Marzo 22, 2019

La caída de Michel Temer, expresidente de Brasil y quien abogó por encarcelar a Lula da Silva siguiendo el canto de los conservadores traidores, fue espejismo de cuanto debiera suceder en México con los maledicentes exmandatarios que nos avergüenzan hondamente: el gnomo de Dublín, el gran simulador, el zorro y la marta, calderín y su uniforme militar tan largo como la cola de un cometa y, finalmente, peñ A sco, el mayor entreguista.
Pero no. El presidente López Obrador se justifica a sí mismo insistiendo en que primero debe darse una ley vinculante para que los procesos sean legítimos y no producto de los linchamientos populares. Y aquí la tremenda contradicción: ¿vale o no la llamada soberanía popular? Y en este punto nos atoramos todos.